FANDOM


Marvel Team-Up Vol 1 111 (también denominado De arañas y serpientes) es el centésimo décimo primer cómic del primer volumen de Marvel Team-Up, publicado por Marvel Comics en noviembre de 1981. La historia se centra en Peter Parker / Spider-Man, quien se ve envuelto en la búsqueda de una estatua.

De arañas y serpientes

Trama

Mientras se balancea por la ciudad tranquilamente, Spider-Man de pronto se encuentra con unos ladrones de joyas y los derriba. Tras haber hecho su trabajo fácil y rápidamente, Spider-Man está a punto de irse cuando de repente siente que le arde el estómago. Rodeado de un remolino de humo, se sorprende al descubrir que su tío Ben está de pie ante él. Ben le dice a Spider-Man que ha muerto y que lo llevarían a la otra vida. Sin embargo, antes de que Spider-Man pueda ir con un hombre que parece ser su tío, Devil-Slayer aparece y lo mata. Spider-Man está a punto de atacar a Devil-Slayer hasta que señala que su "tío Ben" es en realidad un criatura con cabeza de serpiente. Spider-Man luego ayuda a Devil-Slayer a luchar contra las otras "almas muertas" hasta que éstas se retiran.

Tele-transportando a Spider-Man hasta su apartamento, Devil-Slayer le hace leer una carta que tiene la frase mágica «Ka nama kaa lajerama» y explica que es la única frase que los "Hombres Serpiente" nunca pueden decir, y la habilidad de Spider-Man para recitar las palabras demuestran que él es en realidad el auténtico Spider-Man y no un impostor. Devil-Slayer explica que estos Hombres Serpientes son una antigua raza de animales que existió hace siglos que lucharon contra el antiguo bárbaro Kull. A medida que el sentido arácnido de Spider-Man continúa zumbando fuertemente, Devil-Slayer explica que todavía existe un culto a los Hombres Serpiente y que buscan usar a Spider-Man como un peón para dominar al mundo.

Cuando Spider-Man le pregunta por qué su sentido arácnido continúa zumbando a pesar de no haber ningún peligro, Devil-Slayer explica que se trata de un recuerdo genético de los Hombres Serpiente llamando a Spider-Man para defenderse. Él continúa explicando que los Hombres Serpiente buscan matar a Spider-Man debido a una profecía que establece que serían derrotados por ser arácnido. Para completar su ritual, requerirían su sacrificio y, como tal, habían capturado a los Defensores, lo que provocó que Devil-Slayer buscara a Spider-Man.

Necesitando obtener una antigua estatua de lagarto, Devil-Slayer se teletransporta a sí mismo y a Spider-Man a Japón, donde comienzan a buscar el Templo de la Araña. Spider-Man sospecha de Devil-Slayer cuando se vuelve agresivo con un aldeano anciano para obtener la ubicación del templo. Allí, cuando son atacados por seres araña, el sentido arácnido de Spider-Man se altera aún más cuando es testigo del comportamiento salvaje de Devil-Slayer contra lucha contra las criaturas, lo que lo hace sospechar de su posible compañero. No obstante, Spider-Man más adelante salta sobre un pozo para conseguir una estatua.

Con la estatua en su posesión, Devil-Slayer los teletransporta hacia las alcantarillas de la Ciudad de Nueva York. Allí se encuentran con lo que parecen ser los miembros de los Defensores, quienes afirman haber derrotado a los Hombres Serpiente. Cuando se le pide a Spider-Man que entregue la estatua a Doctor Strange, él por fin decide prestar atención a las advertencias de su sentido arácnido y solicita que reciten la frase «Ka nama kaa lajerama», revelando que los Defensores, incluyendo a Devil-Slayer, son en realidad Hombres Serpiente disfrazados. Spider-Man se da cuenta de que había sido engañado para recuperar la estatua todo el tiempo. Al ver a los auténticos Defensores atrapados en un dispositivo encima de ellos, Spider-Man intenta luchar contra el ejército de los Hombres Serpiente. Al verse superado en número y al darse cuenta de que buscan reclamar la estatua, Spider-Man la hace estrellar contra el suelo. La muy deseada figura se hace mil pedazos brillantes, y de dentro surge un líquido humeante que los Hombres Serpiente más cercanos encuentran muy poco agradable. Mientras éstos lo maldicen por haber arruinado su única esperanza de volver a conquistar el mundo, los Hombres Serpiente restantes atacan al trepamuros. Aunque es sobrepasado, Spider-Man se las arregla para usar sus redes para formar una bola y usarla para destruir el dispositivo que mantiene cautivo a los Defensores.

Los Defensores luego hacen un breve trabajo ocupándose de los Hombres Serpiente, y Doctor Doom y Clea los destierran al limbo y luego liberan a sus esclavos humanos de su control. Con la batalla terminada, Devil-Slayer y Hulk elogian a Spider-Man por haber hecho un excelente trabajo cuando de repente el cabeza de red se derrumba. Al despertar en el santuario de Doctor Strange, Spider-Man es informado de que durante la pelea fue mordido por uno de los Hombres Serpiente, y si no actúan deprisa, morirá antes de que termine el día.

Esta historia continúa en el siguiente número.

Apariciones

Personajes destacados
Personajes secundarios
Antagonistas
  • Criminales
  • Hombres Serpiente
  • Seres Araña

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.