FANDOM


Cita - Imagen 1 ¿She-Hulk...? ¡Será una broma! ¿Eres pariente suyo o hay que mandarles regalos de boda? Cita - Imagen 2

Peter Parker / Spider-Man

Marvel Team-Up Vol 1 107 (también denominado Un rumor de revolución) es el centésimo séptimo cómic del primer volumen de Marvel Team-Up, publicado por Marvel Comics en julio de 1981. La historia se centra en Peter Parker / Spider-Man y Jennifer Walters / She-Hulk, quienes forman equipo para detener a Katrina van Horn / Asesina de hombres.

Un rumor de revolución

Trama

Tras años de vivir oculta, la líder revolucionaria izquierdista Hildy Dawes está a punto de entregarse en el Tribunal Federal de Manhattan. Cuando sale de un automóvil, acompañada por la abogada Jennifer Walters, Peter Parker la fotografía para el Daily Bugle. Peter recuerda que cuando estaba en la secundaria, ella apareció en los titulares como una fanática activista antigubernamental. Mientras ella sube las escaleras, Franklin "Foggy" Nelson le comenta a Matthew "Matt" Murdock cerca de la puerta del tribunal que las cosas podrían volverse peligrosas. «¡He oído cosas sobre gente como Dawes, Matt! ¡Para ellos, la violencia es un modo de vida! ¡Parece seguirlos a todas partes!» declara Foggy. Matt responde que debe tomar un taxi a casa, pero no le cuenta que tiene la intención de cambiarse a su traje de Daredevil e ir tras Kingpin. Jennifer Walters, secretamente She-Hulk, recuerda cómo, hace poco tiempo, recibió una carta de Dawes, quien había escuchado sobre su manejo del "caso Michael Morbius". Hildy creía que Jennifer era la abogado adecuada para ella, por lo que la invitó a una reunión secreta en una granja a las afueras de Los Ángeles, donde explicó que estaba cansada de huir y esconderse de la policía. Ella se echó a llorar, diciendo que se dio cuenta de que estaba mal usar la violencia y el terrorismo para avanzar en sus causas, por muy nobles e idealistas que fueran. «He pagado por ello estos últimos y amargos años... ¡Dentro de mi alma! Ahora debo volver a pagar... ¡El precio que me exija la sociedad! Quizás pueda volver a unirme a la sociedad... ¡Y trabajar para cambiarla desde adentro!»

Luego, Jennifer llamó por teléfono al Fiscal de Distrito Buck Bukowski y obtuvo su acuerdo para proponer el juicio por asesinato de Abel (otro caso en el que estaba involucrada), y al día siguiente arregló que Hildy Dawes se presentara en la ciudad de Nueva York, donde los cargos se presentaron por primera vez contra ella. En horas, el juez acordó que los Marshals Federales se hagan con la custodia de Hildy en el tribunal federan, en Manhattan, y pronto ella y Jennifer estaban a bordo de un avión con destino a la costa este. Jennifer explica «¡Dado que no tengo licencia para practicar la abogacía en Nueva York, necesitarás un abogado local! ¡Me recomendaron mucho el bufete de Nelson y Murdock! ¡Intentaré contratar sus servicios!». Justo cuando las mujeres se acercan a un guardia, una gran máquina voladora blindada aparece en los cielos y abre fuego con un poderoso blaster. La multitud se dispersa y Jennifer empuja a la activista fuera del camino. Hildy piensa que algunos de sus enemigos busca venganza, pero Jennifer responde que es más probable que estén tratando de secuestrarla. «¡Hay maneras más fáciles de matarte!». A unos metros de allí, Peter Parker se mete en un callejón, se quita los zapatos, sube a un techo y se quita la ropa de calle. Cuando Spider-Man instala su cámara, el tanque volador aterriza y de él sale un grupo de mujeres soldado lideradas por Katrina van Horn / Asesina de hombres. Las militantes marciales feministas desarman a la policía y gritan que han venido a rescatar a Hildy Dawes. La Asesina de hombres declara que ella y sus mujeres guerreras destruirán a la policía y a su "sociedad sexista". Es entonces cuando Spider-Man se balancea y aparece en acción. El exoesqueleto motorizado de la Asesina de hombres ha sido mejorado y fortalecido, y después de una breve escaramuza, ella lo deja aturdido al lado del tanque volador. Él aprovecha para colocar un rastreador arácnido en la parte inferior del vehículo y luego esquiva un disco volador que la Asesina de hombres le arroja.

Mientras Spider-Man se encarga de luchar contra la Asesina de hombres, Jennifer Walters encuentra un lugar seguro para Hildy Dawes, aliviada de que no necesita convertirse en She-Hulk. Es entonces cuando la Asesina de hombres arroja una furgoneta a Spider-Man. Él lo esquiva fácilmente, pero cuando salta hacia un automóvil estacionado, su sentido arácnido produce una advertencia, y cae a través de un techo oxidado y queda inconsciente. Enfadada por lo que hizo Spider-Man, Jennifer Walters de repente escucha a Hildy gritar y se da vuelta para ver a las Mujeres Guerreras que se van con ella. Sin querer cambiarse a She-Hulk y revelar su identidad secreta, intenta ayudar, pero es derribada con la culata de un rifle. Luego, la Asesina de hombres y sus secuaces llevan a Hildy al taque aéreo y parten. Enojado consigo mismo por su descuido, Spider-Man sale del automóvil y encuentra al ex camarógrafo del Daily Globe, Lance Bannon, alegremente tomándole fotos. Detrás de Bannon está Jennifer, indignada de que Spider-Man no haya podido detener a la Asesina de hombres porque no se tomó la batalla lo suficientemente en serio. Disgustado por la reprimenda, Spider-Man se aleja, prometiendo encontrar a la activista. Jennifer también se compromete a encontrarla, pero tendrá que hacerlo como She-Hulk. Muchas cuadras al oeste, en un almacén que sirve como sede de la Asesina de hombres, la Asesina de hombres le dice a Hildy Dawes que tiene la intención de usarla para avanzar sus "sueños de una revolución". Hildy dice «¡Imposible! No sé nada de ti... ¡De tus metas o ideales!» y la Asesina de hombres responde con «Lo único que necesitas saber es que soy la asesina de hombres y deseo... ¡destrucción! ¡Tú y tus rebeldes izquierdistas querían cambiar la sociedad, enseñarla! ¡Yo quiero destruir el sistema dominado por el macho!» y luego le muestra su exoesqueleto, que dice que se vio obligada a usar después de que los hombres la lisiaran. «¡Miles se unirán a mi causa cuando convenza al mundo de que Hildy Dawes me apoya!» declara la Asesina de hombres.

Más tarde esa tarde, Peter Parker entra en las oficinas del Daily Bugle y saluda a Gloria Grant. J. Jonah Jameson le presenta a Peter a Lance Bannon, de quien acaba de comprar fotos de Spider-Man haciendo el ridículo cerca del Tribunal Federal de Manhattan. Peter quiere venderle fotos a Jameson de Hildy Dawes, pero Jameson responde que todos en la ciudad tienen fotos de ella. «¡Ya tengo unas cuantas! ¡Tráeme exclusivas Parker... ¡O piérdete!» declara Jameson. Luego, Jameson se lleva a Bannon para enseñarle cómo fotografiarlo cuando reciba el premio al Ciudadano Destacado en el Banquete de Club Cívico y de Raqueta de Nueva York esa noche. No hace falta decir que Peter no ve de buena manera la competencia que presenta Bannon. En la biblioteca al otro lado de la ciudad, Jennifer Walters investiga organizaciones feministas militantes locales con vínculos con la Asesina de hombres, con la esperanza de descubrir a dónde podrían haber llevado a Hildy Dawes. Al mismo tiempo en un almacén, la Asesina de hombres le muestra a Hildy un camión convertido en una enorme bomba incendiaria. Luego, la Asesina de hombres ordena a algunas de sus secuaces, un grupo llamado "Fuerza Alfa", que arranquen el motor, y el camión, que transporta a la Asesina de hombres y su cómplice involuntaria, abandona el almacén. También al mismo tiempo, Spider-Man hace los preparativos en su apartamento de Chelsea para localizar a las Asesina de hombres, a pesar de que todavía está adolorido por la batalla de esa mañana. Jennifer llega al almacén en taxi. Es el octavo lugar que ha verificado, y cuando ve que las tropas de la Asesina de hombres trabajan adentro, sabe que su búsqueda ha terminado.

Tensándose, ella se transforma lenta y dolorosamente en She-Hulk, y luego se estrella contra la pared del almacén y ataca. Aunque las terroristas están armadas con descargadores electromagnéticos, ella las derrota fácilmente y comienza a tratar de obligarlas a decir dónde la Asesina de hombres ha llevado a Hildy Dawes. Justo en ese momento, Spider-Man llega fuera del edificio, siguiendo el rastreador arácnido conectado al tanque volador. Cuando ve el agujero en la pared, entra y descubre a She-Hulk tratando de envolver a una de las mujeres con una barra de acero. Sin saber quién es ella, trata de atraparla con sus redes, pero para su sorpresa, ella simplemente lo tira de la pared, lo gira y lo arroja a una pila de cajas. Él se recupera deprisa y la cubre con redes, pero ella las rompe en pedazos y salta hacia él. Él la golpea en la mandíbula, descubriendo para su sorpresa que ella es mucho más fuerte de lo que él imaginaba. Es entonces cuando ella rompe el piso e intenta enterrarlo, pero él derriba una pared de cajas sobre ella. En este momento, la Asesina de hombres y la "Fuerza Alfa" han instalado el camión explosivo en el hotel donde se reúne el Club Cívico y de Raqueta de Nueva York. La Asesina de hombres dice que de un solo golpe eliminarán a los líderes masculinos más prominentes de la ciudad. Algunas mujeres también puede que mueran, pero simplemente serán mártires de la causa. Hildy intenta sin éxito disuadirla. De vuelta en el almacén, Spider-Man finalmente se da cuenta de que él y She-Hulk persiguen a la Asesina de hombres, pero convencerla de que están en el mismo lado será difícil. Pronto él se las arregla para atrapar los pies de She-Hulk en el suelo el tiempo suficiente para disculparse por atacarla. No acostumbrada a ser tratada con respeto, ella duda, y luego acepta trabajar con él.

Mientras se quita las redes, ella dice que las secuaces de la Asesina de hombres le contaron todo, y ella y Spider-Man se suben al tanque aéreo. Con ella manejando pasablemente el vehículo, se van al hotel. J. Jonah Jameson y Lance Bannon entran al salón del hotel, y el editor es llevado al escenario. Poco después, Spider-Man y She-Hulk llegan frente al hotel, y la Asesina de hombres los ve cuando entran en el edificio. El sentido arácnido de Spider-Man comienza a zumbar y le advierte a su compañera que esquive unos discos voladores que pasan por encima. Luego, She-Hulk lucha contra la Asesina de hombres mientras Spider-Man se encarga de sus secuaces. El exoesqueleto de la Asesina de hombres la hace casi estar a la par de She-Hulk, y Spider-Man no tiene problemas en esquivar las balas de las terroristas. Mientras tanto, en el Gran Salón de Baile, Jameson recibe su premio, sin darse cuenta de la batalla que tiene lugar afuera. Luego, cuando comienza su discurso, Spider-Man, She-Hulk, la Asesina de hombres y las Mujeres Guerreras irrumpen. Mientras los miembros del club huyen, Hildy Dawes entra corriendo en la habitación, avergonzada de que, como ex activista, ella misma fuera responsable de tal pánico. Siguiendo su sentido arácnido, Spider-Man determina que el camión bomba está en algún lugar debajo del piso de la sala de baile. She-Hulk se estrella contra el estacionamiento subterráneo del hotel, y Spider-Man encuentra rápidamente el vehículo. Trabajando rápido, She-Hulk saca el camión del estacionamiento y lo arroja al East River, donde explota sin causar ningún daño. De vuelta en el hotel, la Asesina de hombres rompe una pared para escapar, pero Hildy agarra un paquete de cables de alta tensión cortados y electrocuta tanto a ella como a la Asesina de hombres. Spider-Man y She-Hulk solo pueden detenerse en silencio cuando ven este suceso.

Apariciones

Personajes destacados
Personajes secundarios
Antagonistas

Notas

Notas de continuidad

  • La Asesina de hombres recuerda su último enfrentamiento contra Spider-Man. Eso sucedió en Marvel Team-Up Vol 1 8.

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.