FANDOM


Cita - Imagen 1 Es una pena. He sido un hombre solitario todos estos años. Los esclavos son útiles, pero son pobre compañía. A menudo he deseado alguien con voluntad independiente a quien hablar... con quien hablar. Pero nunca hablamos, ¿verdad, Murdock? Sólo luchamos. Y ahora, hasta la lucha debe terminar. Cita - Imagen 2

Zebediah Killgrave / Hombre Púrpura a Matthew Murdock / Daredevil

Marvel Team-Up Annual Vol 1 4 (también denominado ¡Juego de poder!) es el cuarto cómic anual del primer volumen de Marvel Team-Up Annual, publicado por Marvel Comics en agosto de 1981. La historia se centra en Peter Parker / Spider-Man, Matthew Murdock / Daredevil, Luke Cage, Daniel Rand / Iron Fist y Marc Spector / Moon Knight, quienes forman equipo para detener a Zebediah Killgrave / Hombre Púrpura.

¡Juego de poder!

Trama

Una tarde, Spider-Man está colgado boca abajo de una cornisa tomando fotos de un accidente automovilístico. Como de costumbre, su renta se retrasa y necesita venderle algo al Daily Bugle. El automóvil embestido es un Rolls-Royce morado, y el otro es conducido por dos personajes desagradables que emergen y comienzan a amenazar al conductor del Rolls-Royce. De repente interesado, Spider-Man observa la manera en que el conductor del Rolls-Royce, vestido de púrpura, le ordena a los hombres que lo suelten y se golpeen mutuamente hasta la inconsciencia. Cuando comienzan a luchar, Spider-Man desciende para investigar y agarra al conductor del Rolls-Royce. Luego, para su sorpresa, descubre que la piel del conductor, así como su ropa, es de color púrpura. El Hombre Púrpura sugiere que Spider-Man suba a una farola, y lo hace sin dudarlo. Luego le dice que recite un poco de Shakespeare. Pero Spider-Man no recuerda mucho de Shakespeare, por lo que el Hombre Púrpura le permite cantar algo de Elvis Costello. Con el cabeza de red colgando en la farola cantando una de Elvis Costello, y el par de hombres golpeándose, el Hombre Púrpura camina tranquilamente hacia su automóvil y encuentra varios de paquetes de heroínas dispersos. «Parece que este pequeño altercado ha impedido una entrega de narcóticos. Probablemente, valdrá miles», reflexiona el Hombre Púrpura. «Otra persona podría robarla... pero ¿Qué puede significar el dinero para Killgrave, el Hombre Púrpura?» declara. Luego, después de decirle a los hombres y a Spider-Man que olviden que él estuvo allí, el Hombre Púrpura se aleja. Algún tiempo después, Hildy, una secretaria, le cuenta a su jefe, Kingpin, sobre el envío de heroína perdida. «Para cuando llegaron nuestros chicos, la policía ya había confiscado la heroína» dice ella.

Molesto, porque el envío valía seis millones de dólares, decide aprender más sobre el dueño del Rolls-Royce púrpura. Entonces le ordena a uno de sus secuaces, un hombre de pelo blanco llamado Heinrich von Schnickelschnapp, que lo traiga. Entretanto, los dos hombres no pueden explicarle a un teniente en la estación de policía local por qué se golpearon durante dos horas. Daredevil entra por una ventana y dice que es obra del Hombre Púrpura, uno de sus viejos enemigos. En ese momento, Delany, un oficial de policía, interrumpe para decirle al teniente que el Rolls-Royce púrpura está registrado a nombre de Zebediah Killgrave. Killgrave ha sido rastreado hasta la suite más cara del Hotel Plaza. Cuando el teniente se da la vuelta para responder a Daredevil, el héroe enmascarado ya no está. Mientras se aleja, Daredevil reflexiona que la policía no tiene ninguna posibilidad contra Killgrave. Sólo él, que por alguna razón no se ve afectado por el poder del Hombre Púrpura, puede detenerlo. Sus pensamientos son interrumpidos cuando pasa por una calle poco iluminada y espía a dos asaltantes que intentan robar a una víctima. En segundos golpea a los ladrones, y luego le dice al hombre, a quien los asaltantes llamaron "Pop", que informe el incidente a la policía. Era solo un atraco común y cotidiano, piensa mientras se aleja, pero no podía ignorarlo, y le costó un tiempo precioso. En otro lado de la ciudad, Peter Parker y la tía May están en el Departamento de Peter en Chelsea cuando un presentador de noticias relata la historia de Rolls-Royce púrpura que chocó con un automóvil cargado de heroína. El sentido arácnido de Peter comienza a zumbar, pero no puede entender el porqué. Cuando el boletín menciona que Spider-Man fue visto colgado de la farola, se sacude el cerebro tratando de recordar el incidente. La tía May ve que el programa lo está molestando, por lo que apaga la televisión y pone uno de sus discos, que resulta ser uno de Elvis Costello.

Nuevamente, el sentido arácnido de Peter zumba ferozmente, y se da cuenta de que algo extraño debe haberle sucedido esa noche. Pensando que pudo haber tomado fotografías del incidente, sale corriendo, para sorpresa de la tía May, de la habitación con su cámara y se dirige al Daily Bugle, donde revela la película. Cuando ve una foto del Rolls-Royce y el Hombre Púrpura, su memoria vuelve. Luego se pone su disfraz de Spider-Man y se balancea por la ciudad, esperando que su sentido arácnido encuentre al Hombre Púrpura por él. Al día siguiente, Heinrich von Schnickelschnapp, el hombre de Wilson Fisk, sube por las afueras del Hotel Plaza hasta la suite del Hombre Púrpura. Cuando mira por la ventana, ve a dos policías parados sobre sus cabezas. «Éste es un país muy extraño...» comenta. Cuando ve al Hombre Púrpura salir por la puerta, lo sigue con cautela por Central Park. Sin darse cuenta del asesino, Killgrave reflexiona que unas horas sobre sus cabezas deberían enseñarles a esos policías groseros algunos modales. Luego detiene a un hombre y a una mujer para conversar. Él rápidamente le dice al hombre que salte al río Hudson, pero le dice a la mujer, que es bastante bonita, que lo acompañe a un carruaje. Ya está ocupado, pero esto no presente ningún problema, ya que él simplemente les dice a los ocupantes, Sue y su novio, que salgan. Mientras el carruaje cruza el parque, Killgrave obliga a la mujer a besarlo, pero él está decepcionado y le dice que se vaya.

Mientras Killgrave reflexiona sobre cuán aburrido se ha vuelto su poder, Heinrich de repente cae en el carruaje, apunta un arma hacia él y le dice que no se mueva. Killgrave simplemente le dice a Heinrich que se dispare, pero antes de que el hombre pueda hacerlo, Killgrave cambia de opinión y le pide que explique por qué está allí. «Quizás eso resulte interesante» dice. De vuelta en el Hotel Plaza, Spider-Man, guiado por su sentido arácnido, se estrella por la ventana de la suite de Killgrave y encuentra a los dos oficiales de policía. Daredevil también está presente, y rápidamente explica quién es Killgrave. «Esta noche estropeó sin querer uno de los envíos de narcóticos de Kingpin. Estoy seguro de que Kingpin perseguirá a Killgrave... y estoy seguro que entenderá el increíble potencial del poder de Killgrave» explica Daredevil. Entonces Daredevil empapa a los dos policías con agua, y salen de su trance. Supuso que un choque repentino podría sacarlos del control de Killgrave. Pronto Spider-Man y Daredevil atraviesan la ciudad en busca de Killgrave. De repente, el sentido arácnido de Spider-Man zumba, y ve al Hombre Púrpura en el carruaje muy por debajo. Agachándose, agarra la pistola de Heinrich, lo levanta a él y a Killgrave, y luego le ordena al conductor que los lleve a una estación de policía. Pero Killgrave simplemente le dice a Spider-Man que "se tire de un alto", por lo que Spider-Man trepa por un edificio cercano y salta. Afortunadamente, Daredevil lo atrapa antes de que golpee el pavimento. Spider-Man le dice a Daredevil que el hombre le dijo que saltara y lo hizo. Pronto, Heinrich presenta al Hombre Púrpura a Kingpin.

El maestro del crimen se sorprende al saber que los relatos del extraño poder del Hombre Púrpura son ciertos. Él le pregunta a Killgrave sobre los rumores de que murió mientras intentaba escapar de la prisión de la Isla de Ryker, y Killgrave responde «Eso es lo que quise que todos pensaran. Pero haría falta algo más que una caída en el océano para dañar mi cuerpo mutado químicamente». Sólo tuvo un pensamiento mientras se hundía, dice. La venganza interrumpe Kingpin. «No», responde el Hombre Púrpura, fue: «¿Quién necesita tanto disgusto? Porque meterme en una pelea tras otra... me salen cardenales fácilmente... ¿cuándo puedo obtener todo lo que quiera sólo pidiéndolo? Así que me retiré de una vida de delitos y pasé a una de caballero». Es entonces cuando Killgrave se da la vuelta para retirarse, pero Kingpin dispara una ráfaga de su bastón destructor y le ordena que se detenga. Killgrave responde diciéndole a Kingpin que se explote los sesos. Al principio, Kingpin levanta su arma hacia su frente, pero luego, después de un minuto, la baja. «Ahora las órdenes las doy yo» declara Kingpin. Killgrave está asombrado de que Kingpin pueda resistirlo. Sólo Daredevil ha podido hacer eso, dice. Kingpin responde que Daredevil y todos los demás que se han interpuesto en su camino morirán. En otra parte de la ciudad, Luke Cage y Iron Fist abandonan el Teatro Victoria después de la proyección de una película de artes marciales. Decepcionado, Iron Fist dice que el kung fu es una religión, no un paquete de trucos de lucha baratos como se describe en la película. De repente, una joven perseguida por un pistolero corre hacia la calle cercana. Luke Cage usa su cuerpo a prueba de balas para protegerla mientras Iron Fist corre tras la limusina de los delincuentes y patea su ventana. Después de que el automóvil choca, Iron Fist saca a los hombres de adentro y los entrega a la policía. Más tarde, en las oficinas de Heroes for Hire, Cage, Iron Fist, Colleen Wing y Misty Knight interrogan a la mujer. Ella dice que escuchó a dos hombres planeando un asesinato, y cuando la vieron, enviaron a los pistoleros detrás de ella. Ella no sabe quién es el objetivo, pero el asesinato ocurrirá esta noche en el programa de caridad en el Centro de Convenciones. Colleen siente que es una trampa, pero a Cage no le importa. La mujer permanecerá con ella y Misty, y él y Iron Fist visitarán el centro ellos mismos. Al caer la noche, cuando un informante apodado "Pigeon" alimenta a sus palomas mascotas en un tejado, Moon Knight se desliza silenciosamente hacia abajo y le pregunta si tiene alguna información que darle. Pigeon responde que no tiene nada. De repente, Moon Knight dice que están siendo observados, y arroja un objeto en forma de media luna hacia el cañón del arma del francotirador oculto.

Un puñetazo en la mandíbula noquea al hombre. Pigeon explica que tenía miedo de decir algo porque sabía que el hombre estaba allí, pero ahora que está a salvo, puede decir que alguien será asesinado en el programa de caridad de esta noche. Después de que Moon Knight se aleja, Pigeon saca al francotirador del poste del que lo colgó Moon Knight, y se felicitan mutuamente por llevar al luchador contra la trampa de Kingpin. Dos horas después, en las oficinas de Daily Bugle, J. Jonah Jameson se viste para su papel de maestro de ceremonias en el espectáculo de caridad. Cuando le da las buenas noches a Gloria Grant, pasa por una oficina donde Joseph Robertson y otros miembros del personal del Daily Bugle están conversando con Spider-Man y Daredevil. Jameson está furioso al ver a los dos luchadores contra el crimen, particularmente Spider-Man, en su edificio y les ordena que se retiren inmediatamente. Al mismo tiempo, en la oficina de Kingpin, Kingpin se regodea de que el destino finalmente ha llevado a Daredevil, Spider-Man, Moon Knight, Power Man y Iron Fist a sus manos, para ser destruidos por el poder del Hombre Púrpura. Pero para evitar que Killgrave se vuelva contra él, debe ser asesinado también. Es entonces cuando Kingpin convoca a Heinrich. Le entrega un par de tapones en los oídos para que el discurso de Killgrave no lo afecte mientras se esconde detrás del podio, y le indica que destruya al Hombre Púrpura cuando termine su charla. Pronto Jameson comienza a dar su discurso de apertura. En la audiencia están Peter Parker y Debra Whitman, Matthew Murdock, Luke Cage, Daniel Rand y Marc Spector. Después de lograr aburrir a la audiencia, el editor presenta al primer invitado de la noche, Killgrave. La gente, esperando a Steve Martin, comienza a abuchear, pero el Hombre Púrpura les ordena que se callen.

Inmediatamente todos se sientan, y luego el Hombre Púrpura señala a Matthew Murdock como alguien que está ocultando algo. Al darse cuenta de que su identidad secreta está a punto de ser expuesta, Matt agarra el cigarro del hombre que está a su lado y lo arroja al asiento vacío. La cubierta comienza a arder, y Matthew grita: «¡Fuego!» La multitud entra en pánico y los héroes usan la confusión para cambiarse rápidamente a sus respectivos trajes. Moon Knight ve a Spider-Man bajando por una pared. Pensando que podría ser el asesino y Jameson su víctima prevista, se desliza deprisa hacia él, pero Daredevil agarra a Moon Knight en el aire y caen en el escenario. Entonces Luke Cage y Iron Fist entran, creyendo que Moon Knight es el criminal, pero Spider-Man se coloca en el medio y pide tregua. Jameson cree que los héroes han llegado para arruinar su momento de gloria y pide que alguien en la audiencia los atrape. Es entonces cuando Killgrave grita «¡Maten a los héroes! ¡Maten a los héroes!» en el micrófono, y la audiencia se apresura en ir hacia el escenario para asesinar a los cinco héroes. Daredevil pide una estrategia para lidiar con la multitud, pero Luke Cage simplemente rompe una pared y los cinco hombres salen corriendo a la calle. Daredevil y Moon Knight se esconden detrás de un edificio, dejando que la multitud persiga a Spider-Man, Luke Cage y Iron Fist. Cuando regresan al centro de convenciones, Daredevil explica el poder de Killgrave a Moon Knight. De vuelta en el escenario, mientras Killgrave desafía a Daredevil a salir de su escondite, Heinrich von Schnickelschnapp apunta su arma a la parte superior de la cabeza del Hombre Púrpura. Pero antes de que pueda disparar, Moon Knight lo noquea. Luego examina cuidadosamente el cuerpo de Heinrich, tratando de descubrir cómo el asesino se resistió a la voluntad de Killgrave, y pronto encuentra los tapones para los oídos y los inserta en sus propios oídos.

Mientras tanto, Killgrave pide que apaguen las luces y enciendan un foco. Iluminado por la luz mientras está parado frente al atril, le dice a Daredevil que se revele. Por lo general, Daredevil puede resistir a la voz de Killgrave, pero ahora se amplifica con los micrófonos y se ve obligado a salir de su escondite. Entonces Killgrave le ordena a "Murdock" estrangularse, y cuando los dedos de Daredevil se envuelven alrededor de su propia garganta, jadea y se hunde en el suelo. Killgrave apenas comienza a regodearse cuando Moon Knight sale de las sombras y le ordena que libere a Daredevil. El Hombre Púrpura le dice que se coma su capa, pero Moon Knight, para sorpresa de Killgrave, lo golpea con un puñetazo en la mandíbula. Mientras Moon Knight ayuda a Daredevil a ponerse de pie, Daredevil le pide que mantenga su identidad de Matthew Murdock, que Killgrave acaba de revelar, un secreto. Pero para alivio de Daredevil, Moon Knight no puede escuchar nada con los oídos tapados, por lo que Daredevil simplemente le agradece por salvarle la vida. La audiencia, mientras tanto, sigue persiguiendo a Spider-Man, Luke Cage y Iron Fist por la ciudad. De repente, Spider-Man se balancea por las paredes. Cage cree que los está abandonando, pero Spider-Man hace girar sus redes y las deja caer sobre la multitud para que reduzcan su velocidad. Mientras la gente lucha por liberarse de ésta, él se balancea de nuevo hacia la calle, levanta a Cage y Iron Fist y sube a un tejado. Los tres héroes luego corren hacia un tanque de agua cercano, explicando cómo Daredevil sacó a los dos policías del trance de Killgrave antes. Cage arranca el tanque y Iron Fist lo rompe con su golpe de "puño de hierro". Cientos de galones de agua se derraman sobre la multitud, y pronto todos vuelven a la normalidad, aunque empapados. Jameson comienza a soltar insultos a Spider-Man, pero Spider-Man le dice que se calle. «¡Las aliteraciones no te quedan bien! Mira, Jameson, acabo de salvar esta ciudad, y seguiré haciéndolo... y tú seguirás llenando tu periódico con mentiras sobre mí... y, de vez en cuando, tendré la tentación de arrancarte los brazos... pero entonces me acordaré de la pinta que tienes ahora, y sabré que ha merecido la pena. Te veo en los papeles, Jonah.» declara Spider-Man mientras se retira.

Pronto, Killgrave es llevado a una camioneta de policía amordazado bajo la atenta mirada de Moon Knight, Luke Cage, Iron Fist y Daredevil. Hildy le lleva las malas noticias a Kingpin de que su plan fracasó. Tanto Killgrave como Heinrich han sido encarcelados, dice ella. Kingpin está furioso, y dice con los dientes apretados que, aunque puede ser vencido una y otra vez, solo tiene que ganar una sola vez.

Apariciones

Personajes destacados
Personajes secundarios
Antagonistas
Otros personajes

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.