m
Línea 1: Línea 1:
{{Infobox Cómic
+
{{Infobox cómic
 
|imagen = Amazing Spider-Man Vol 1 228.png
 
|imagen = Amazing Spider-Man Vol 1 228.png
 
|nombre = Amazing Spider-Man Vol 1 228
 
|nombre = Amazing Spider-Man Vol 1 228

Revisión del 21:20 17 feb 2020

Amazing Spider-Man Vol 1 228 (también denominado Asesinado por arañas) es el ducentésimo vigésimo octavo cómic del primer volumen de Amazing Spider-Man, publicado por Marvel Comics en mayo de 1982.

Asesinado por arañas

Trama

Por tercera vez en una noche, Spider-Man se siente atraído por una vieja mansión. Spider-Man cede a su curiosidad y mira por una de las ventanas. Todo lo que ve es un anciano sentado cenando. Declara que se trata de un anciano tan amenazante como la tía May y luego se retira. Tan pronto como el trepamuros se va, el hombre se ve repentinamente plagado por arañas venenosas cuya mordedura le causa una muerte dolorosa. No muy lejos, Spider-Man ve a algunos asaltantes que tratan de robarle a una pareja. Al ver lo impotentes que son sus víctimas, Spider-Man se enfurece y vence a los ladrones. Al ver lo asustados que se han vuelto los asaltantes y sus víctimas, Spider-Man se detiene y se aleja. Le echa la culpa de esta reacción a la reciente perdida de Black Cat.

A la mañana siguiente, Peter Parker va al Daily Bugle donde lee una historia de primera plana sobre el anciano que fue asesinado por arañas. No está sorprendido de que su jefe, J. Jonah Jameson, haya usado esta historia para seguir dañando la imagen pública de Spider-Man, acusando de responsable al cabeza de red. Parker se entera de que la víctima era un hombre con mucho dinero llamado Adlai Schmidt. Es entonces cuando Jameson sale de su oficina con Robbie Robertson a cuestas. Él insiste en que Spider-Man es responsable del asesinato, creyendo que el trepamuros puede controlar de alguna manera a las arañas, a pesar de que nunca ha demostrado estos poderes antes. Robbie se disculpa con Peter por el comportamiento de J. Jonah Jameson y le dice que, dado que Schmidt no tenía parientes vivos, sus muebles antiguos serán subastados para pagar los impuestos atrasados. Esto descarta el dinero como motivo de asesinato, pero hace que Peter decida investigar desde un nuevo ángulo. Como Debra Whitman tiene interés en las antigüedades, Peter decide invitarla a la subasta. Mientras tanto, en un bar de bajo nivel en el distrito de almacenes, a un hombre con gafas se le paga por el trabajo de recuperar un collar para su cliente, quien afirma que es para su tía.

La semana siguiente, Peter Parker y Debra Whitman llegan a la subasta. Mientras que Whitman encuentra las antigüedades increíbles, Peter está perdido en sus pensamientos sobre por qué alguien mataría a Adlai Schmidt. Cuando Debra toma una pluma antigua, se la quita de las manos un hombre que compró todas las piezas. Asombrado por el grosero comportamiento del hombre, Peter se pregunta quién es. Una de las asistentes a la subasta les informa que el hombre es Norman Junque, uno de los comerciantes de antigüedades más ricos de Manhattan. Al escuchar que Junque compró todo, Peter le dice abruptamente a Debra que debe irse. Cuando se va, Debra se pregunta por qué Peter siempre la trata como un trapo y comenta que solo la empuja a salir con ese pesado de Biff Rifkin. Afuera, Peter ve a Norman subirse a un taxi y rápidamente se convierte en Spider-Man para seguirlo. Pronto se encuentra en Montana Apartments, uno de los edificios de apartamentos más lujosos de Nueva York.

De repente, Spider-Man comienza a sentir la misma sensación que sintió la noche en que mataron a Schmidt. Spider-Man luego entra por la ventana. Su entrada es presenciada por el portero que llama a la policía. Encuentra que la policía llegó al lugar y está tratando de entrar al apartamento. Spider-Man usa la fuerza para apartar a los oficiales y descubre que un montón de arañas venenosas ha mordido a una mujer mayor. Al ver que la mujer se aferra a la vida, Spider-Man salta por una de las ventanas con la mujer en brazos para llevarla al hospital, esquivando las balas de los oficiales al salir. Spider-Man deja a la mujer en el hospital, y los paramédicos que llegan cree que apenas lo logrará. Cuando el cabeza de red se escapa, la anciana murmura acerca de que Spider-Man se ha llevado sus aretes.

Spider-Man había hecho precisamente eso, pero solo porque detectó algún tipo de circuito oculto dentro de los pendientes. El héroe decide echar un vistazo más de cerca en casa y descubrir qué está pasando. Mientras tanto, el hombre que vendió los pendientes aparece en los titulares de los periódicos y se entera de que este dispositivo no solo atrae a las arañas sino a Spider-Man. Este hombre decide aumentar el poder de este dispositivo con la esperanza de tomar el control total de Spider-Man. Pronto, Spider-Man está tratando de captar la señal nuevamente con la esperanza de llevarlo hacia la fuente. Cuando lo hace, se encuentra caminando hacia una trampa colocada por el asesino. El hombre ha construido un dispositivo que afecta el sentido arácnido de Spider-Man y le causa un gran dolor. Él explica que fue contratado para matar a los ricos para que sus clientes pudieran recoger lo que quisieran. El hombre intenta matar al trepamuros con su arma, pero Spider-Man logra desarmarlo. Saliendo corriendo por una puerta, coloca una carga explosiva en la puerta para destruir a su enemigo. Spider-Man siente que hay una trampa y hace activar la bomba para engañar a su enemigo. Cuando el asesino va a verificar si Spider-Man está muerto, el trepamuros lo derrota con facilidad.

Es entonces cuando la policía llega a la escena, lo que lleva a Spider-Man a huir. El asesino, temeroso de que Spider-Man lo ataque nuevamente, confiesa sus crímenes. Mientras tanto, Spider-Man se aleja quejándose de las nuevas rasgaduras en su disfraz.

Apariciones

Personajes destacados
Personajes secundarios
Antagonistas
Otros personajes

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.